Islas Galápagos


Iguana marina (Amblyrhynchus cristatus).
Iguana marina (Amblyrhynchus cristatus).

Las Islas Galápagos, (oficialmente archipiélago de Colón) están ubicadas en el océano Pacifico a 972 Km de la costa de Ecuador al cual pertenecen. El archipiélago esta formado por trece grandes islas mayores de 10 Km², seis medianas con superficie de 1 a 10 Km²  y otros 215 pequeños islotes, todos ellos repartidos alrededor de la linea del ecuador terrestre y que junto con el Archipiélago Malayo, son los únicos del planeta que tienen territorio tanto en el hemisferio norte como en el sur.

Las Islas Galápagos fueron descubiertas por fray Tomas de Berlanga, obispo de Panamá, en 1535. Este realizaba un viaje a Perú por encargo del rey Carlos V para mediar en una disputa entre Francisco Pizarro y sus subordinados después de la conquista del imperio incaico. En realidad este descubrimiento fue por azar, ya que la nave en la que viajaba se desvió de su ruta por error.

Las islas se formaron hace 5 millones de años como resultado de la actividad tectónica en el fondo marino. En la actualidad el archipiélago es uno de los más activos del mundo en actividad volcánica, solo superado por Hawai. Entra en la categoría de los puntos calientes, los volcanes más activos son Cerro Azul, Sierra Negra, Marchena y Volcán La Cumbre en la isla Fernandina, que es uno de los más activos del mundo.

El archipiélago fue utilizado como escondite por piratas ingleses, desde donde atacaban y saqueaban a los galeones españoles que cargados de oro y plata (que a su vez saqueaban en el continente) se dirigían hacia España. 

La primera expedición científica que visitó las islas fue en 1790 y era española ´dirigida por Alejandro Malaspina.

El 15 de septiembre de 1835 a bordo del Beagle la expedición científica británica al mando del capitán  Robert Fitz Roy llega a Galápagos para realizar distintos estudios cartográficos, dentro de una lista de trabajos por lugares poco visitados en el mundo por navegantes. En un viaje previsto de dos años y que se prolongaría a cinco, el capitán y el resto de científicos a bordo entre los que se encontraba el joven Charles Darwin, realizaron distintos estudios sobre geología y biología en cuatro de las islas antes de continuar viaje. Darwin investigó animales y plantas de la zona y junto con el resto de estudios de su largo viaje le permitió llevar a cabo su teoría sobre el origen y evolución de las especies. Este hecho fue uno de los que más dio a conocer el archipiélago que en 1959 fue declarado parque nacional, protegiendo así el 97,5 % de la superficie terrestre, en 1986 se incluyó el mar que rodea las islas como reserva marina y en 1978 fueron declaradas Patrimonio Natural de la Humanidad por la Hunesco y seis años más tarde Reserva de la Biosfera.

El archipiélago tiene como principal fuente de ingresos el turismo, este es fundamentalmente un turismo de naturaleza, ya que sus numerosos visitantes arriban con la esperanza de admirar las bellezas paisajísticas y faunísticas de primer orden que alberga este paraíso.

Las islas son mundialmente conocidas por sus especies endémicas tanto de flora como de fauna, tortugas gigantes, tortugas marinas, delfines, tiburones de distintas especies, ballenas, arrecifes de coral, fragatas, cormoranes, albatros, iguanas, pingüinos, lagartos, leones marinos. Por esto son llamadas turísticamente las Islas Encantadas.

Y esto es lo que a mis compañeros y a mi nos llevaron a este maravilloso lugar, sabiamente guiados por Iñaki Relanzón ( www.photosfera.com ) gran fotógrafo y buen amigo. Desde aquí quiero agradecer tanto a nuestro guía como al resto de los compañeros, el buen ambiente que a pesar de ciertas adversidades ajenas al grupo, ha existido a lo largo de todo el viaje. Jose Manuel Azcona, German Bertrand, Maria Cerrudo, Manuel Fernandez, Juan Gil, Maria Angeles Basté, Josep Mª Mauri, Josep Domingo, Ramon Limiñana, Angeles Martinez, Pedro Martin, Leonardo Alonso, Ana Isabel Rojas, Meritxell Vargas, desde este modesto lugar, un fuerte y cariñoso abrazo para todos.

 



Otra Mirada

Cuando la lava se enfría...

Vista general de la zona
Vista general de la zona

Existen varios factores que influyen en los tipos de lava que un volcán emite al exterior, tales como su composición que no siempre es la misma, estos factores repercuten en su apariencia al enfriarse y solidificarse.

En Bahía Sullivan, Isla Santiago, se puede observar una gran lengua de lava producto de una erupción volcánica en 1903. La zona es muy joven geológicamente hablando y tiene un gran interés tanto para geólogos, estudiantes, y como no, también para fotógrafos.

El tipo de lava que puede admirarse en este lugar es la llamada "Pahoehoe", es una clase de lava con una gran composición basáltica, capaz de recorrer grandes distancias. Este nombre, que proviene del hawaiano, significa "suave". También es conocida como colada cordada, debido a que en muchas de sus formaciones se asemeja a un conjunto de cabos de cuerda alineados.

Aquí la superficie de la lava solidifica primero, mientras bajo esta capa sigue fluyendo en estado liquido. Este tipo de lava al ser menos viscosa fluye muy bien y no llega a romper la capa solidificada, pero sin embargo la va deformando, así se va formando en la superficie una serie de ondas que reflejan la fluidez de la lava que digamos escurre por debajo de esa corteza.

El lugar es mágico, y los distintos cuadros que pueden observarse son abstracciones de una gran belleza. La naturaleza no defrauda y nunca deja de sorprendernos.